Joseph Lorusso (1966)

Late Night Rendezvous


Lovers & Lautrec


An Easy Read


Bedroom Eyes



In A Relaxed Mood
Fancy Free
Top Down
Ladies At The Opera
title unknown



Playing Their Song





Man in a Cap



Dining Alone



An Early Dinner






Ver más en American Gallery y en Joseph Lorusso fine art.

Torturas en la Prisión de Taco Taco. Dania Virgen García


Desde la Prisión de Guanajay denuncia el reo Fleitas Rodríguez que fue sometido a torturas en la cárcel de Taco Taco, en la provincia de Pinar del Rio.

Refiere que  el 1ro de octubre en horas de la mañana fue conducido a la dirección del jefe de la unidad, el Tte. Coronel Castillo, para solicitar un permiso para ver a su madre  se encuentra grave, con cáncer en los pulmones, en la sala de terapia intensiva del  hospital Carlos Manuel de Céspedes, en el oriente del país, pero el jefe de la  unidad  le respondió que “no le importaba, que aunque se muriera su madre, no la iba a poder ver”.

Cuando Fleitas le respondió que era un inhumano, y el jefe de la prisión lo envió para una celda de castigo, donde el oficial que llaman el Quemado, lo esposó y luego con una tonfa le propinó una golpiza que le provocó una fractura en la  nariz y en la cabeza.

Fleitas permaneció cinco días esposado en una celda de castigo donde había muchos mosquitos.
Cuando Fleitas les advirtió que  iba a  acusarlo,  el Quemado contestó que eso a ellos no les interesaba, “que había salido bien, porque lo que tenían deseos era de matarlo y que no iba a pasar nada, que ellos estaban apadrinados por Raúl Castro”.

El lunes ocho fue llevado esposado al oficial de guardia a las 10 de la noche. El oficial Guerra, llamó al jefe de la unidad, Castillo, que estaba en su oficina reunido con el jefe del Departamento de Investigaciones (DTI), Mario. Allí le quitaron las esposas y lo enviaron al destacamento.

Refiere Fleitas Rodríguez que cada vez que le decía a los reos que el jefe de la unidad lo había golpeado, lo mandaban a  buscar y le propinaban golpizas.

Después fue enviado para la prisión de Guanajay, donde lleva un mes y varios días. Debido a las golpizas, han tenido que llevarlos varias veces al hospital nacional de reclusos del Combinado del Este a consulta con el  neurólogo, donde le han tirado placas rayos X por partiduras en varios lugares de la cabeza.

Asegura Fleitas que el médico de Taco Taco lo engañó con los certificados de lesiones y le dijo “que se salvó por el mayor René, segundo jefe de la unidad de Taco Taco, porque lo hubiesen matado, porque ese trato es natural en dicha prisión”, donde los reos son mandados para las celdas de castigo por cualquier cosa.


Leer más noticias en Cuba por Dentro.

El sistema financiero no es libre. Juan Ramón Rallo

Uno está bastante cansado de escuchar que vivimos en un sistema financiero totalmente libre y desregulado, en el que ha campado a sus anchas una excesiva avaricia humana que nos ha llevado a la desastrosa crisis actual.

Este argumento ha servido para varios fines. Por un lado, los intervencionistas han podido sentirse ideológicamente reivindicados con unos acontecimientos que ni entendían ni supieron prever; por otro, los políticos y los responsables de los bancos centrales han podido sacudirse toda responsabilidad por la situación, pues nos han vendido que la catástrofe les vino de afuera, como una plaga bíblica en la que no habrían tenido arte ni parte; finalmente, y esto es a mi juicio lo fundamental, ha permitido conservar las esencias del sistema financiero actual, cuyo fracaso se atribuía no a su formidable capacidad para desestabilizar la economía, sino a la torpeza y maldad de personas concretas con demasiado margen de maniobra.

Conviene, pues, aclarar nuevamente por qué el sistema bancario no tiene demasiado de libre, o, en todo caso, por qué tiene tanto de libre como cualquier industria que recibe milmillonarias subvenciones y sobre cuyo gasto no se ejerce un control demasiado estricto.



Charles Loring Elliott (1812 – 1868)


General John Charles Frémont



Mathew Brady



William Sidney Mount



Anthony Van Corlear



Unknown man (formerly thought to be Roger B. Taney)



Self-Portrait



Mrs. James Clinton Griswold