Uno por mil etarras. Arcadi Espada

La liberación del soldado Shalit. Coincide con los elegantes estertores de Eta. Oigo y leo alguna cosa más o menos insinuada sobre la diferencia de trato. Se subraya el orgullo patriótico. Un israelí vale por mil palestinos, esas guirnaldas, ese racismo suave. Salen a relucir, en contraste, los muertos que el Estado español habría dejado morir en canjes inaceptados, el más citado el último, Miguel Ángel Blanco.

De acuerdo.

El Estado español podría haber cedido y comportarse como el Estado judío. Uno por mil. O por dos, para atenernos a unos números más realistas. Solo que a cambio los canjeadores deberían aceptar el envés de negociaciones tan aparentemente generosas. Es decir, desde asesinatos «selectivos» hasta bombardeos «indiscriminados». Porque es así como este tipo de canjes salen por completo a gusto.


Leer original en El Mundo.

Victor Lyapkalo (1956)






































Fuente: III y III

Guilad Shalit y 1.027 terroristas, libres. ¿Se ha hecho lo correcto? Mario Noya


Todo Israel celebra el regreso a casa del soldado Guilad Shalit, secuestrado hace más de cinco años por la organización terrorista Hamás. Todo Israel teme las consecuencias: 1.027 terroristas de la peor especie vuelven a estar sueltos. Todo Israel opina: ¿se ha hecho lo correcto?

Las encuestas dicen que sí, que el 69% de los israelíes apoya el intercambio de un inocente por 1.027 culpables. Israel no es país para indiferentes o timoratos, de ahí que el no sabe/no contesta sea equiparable al error muestral: un 5%; el 26% restante se opone al trato. Las encuestas revelan, además, que los israelíes creen que el acuerdo que celebran va a repercutir negativamente en la seguridad nacional; y que, para buena parte de la ciudadanía, el primer ministro Netanyahu no ha obrado por convicción sino forzado por la presión popular (35%) o para debilitar a la Autoridad Palestina de Mahmud Abbás (35%).


Leer completo en Libertad Digital.

La desigualdad y los “indignados” - Inequality and ‘the indignant ones’. Carlos Alberto Montaner



Nacemos, ya se sabe, con una innata percepción de la justicia distributiva. Los niños pequeños son capaces de advertir que otras criaturas reciben más leche o papilla que ellos y muestran su enfado cuando sucede. Pero, junto a esa reacción intuitiva está la otra de apoderarse de la mayor cantidad de alimentos, o del juguete ajeno sin detenerse a pensar que esa acción genera una suerte de agravio comparativo. Al niño le molesta que el otro tenga más papilla que él, pero disfruta mucho cuando sucede a la inversa.


Entre los adultos ocurre lo mismo. El señor Michael Moore, apóstol de los indignados, gana con sus documentales, libros y apariciones públicas treinta o cuarenta veces lo que ingresan sus fanáticos, pero en su caso esa superioridad económica es percibida como la confirmación de su talento y no como una prueba de la injusticia del sistema. ¿Hipocresía? Puede ser. Ahí tiene un buen tema el orondo personaje para hacer una necesaria película contra sí mismo y contra la industria de la denuncia social.

La economía libre, sencillamente, no busca la distribución equitativa de los ingresos, sino el éxito material de quienes por su talento, suerte, conexiones, por lo que sea, siempre que cumplan las leyes, acaban siendo beneficiados, fenómeno que unas veces irrita a la mayor parte de los ciudadanos, pero otras parece complacerlos.



La ONU y los derechos humanos. Andrés Oppenheimer

Here in English.


Entre los ejemplos más disparatados de decisiones recientes de la ONU que citaban los patrocinadores del proyecto se contaban:

• A principios de este año, Corea del Norte, que viola sistemáticamente las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU sobre armas nucleares, fue electa presidente de la Conferencia Sobre el Desarme de la ONU.

• En noviembre del 2010, Arabia Saudita, un pais que prohibe a las mujeres conducir automóviles, fue elegida miembro del consejo directivo de ONU Mujeres, la agencia de la ONU a cargo de acabar con la discriminación contra las mujeres.

• En junio del 2010, Cuba, donde no hay elecciones libres y opositores pacíficos han sido encarcelados por distribuir la Declaracion de Derechos Humanos de la ONU, fue designada vicepresidente del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

• En abril del 2010, Irán, donde las mujeres —pero no los hombres— que cometen adulterio son sentenciadas a morir lapidadas, fue designado miembro de la Comisión sobre el Estatus de las Mujeres de la ONU.

•  El año pasado, casi la mitad de las resoluciones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU fueron condenas a Israel por violaciones de derechos humanos, pero no hubo ninguna condena similar a los cientos de actos terroristas de los palestinos que lanzaron cohetes contra objetivos civiles y provocaron las represalias israelíes.


Leer entrada completa. 

El largo viaje hacia el cerebro aumentado. Antonio Martínez Ron



Si todo sale como está previsto, el próximo 12 de junio de 2014 el saque inaugural del Mundial de fútbol de Brasil lo realizará un joven tetrapléjico capaz de caminar mediante el primer prototipo de exoesqueleto completo. Un equipo internacional liderado por el brasileño Miguel Nicolelis, de la Universidad de Duke, trabaja a contrarreloj para alcanzar este objetivo y sorprender a la humanidad con los avances que llevan años experimentando con monos. "El extraordinario éxito con los primates no humanos", asegura Nicolelis, "es lo que nos hace creer que los humanos podrían alcanzar esta tarea de manera mucho más sencilla".

Nicolelis ya sorprendió al mundo hace unos años con sus primeros experimentos con monos. Tras implantar unos electrodos en su córtex motor, su equipo consiguió que los monos movieran un brazo robótico con el pensamiento y lo utilizaran para alimentarse. Su último experimento va un paso más allá y no solo ha conseguido que los monos manejen brazos virtuales sino que perciban sensaciones táctiles mediante la estimulación eléctrica del cerebro. El estudio, publicado en Nature, demuestra que los animales pueden decodificar el sentido del tacto sin necesidad de pasar por la piel y estimulando una zona muy precisa de su corteza somatosensorial. "Algún día", dice Nicolelis, "los pacientes tetrapléjicos se aprovecharán de esta tecnología, no sólo para mover los brazos y las manos y volver a caminar, sino también para sentir la textura de los objetos colocados en sus manos".

¿Demasiado futurista? Pues bien, una semana después de conocer el último estudio de Nicolelis, la Universidad de Pittsburgh acaba de conseguir que un tetrapléjico mueva un brazo robótico con el cerebro gracias a un neuroimplante. Tim Hemmes, de 30 años, se dañó la columna hace siete años en un accidente de moto y quedó paralizado. Ahora un equipo de científicos ha colocado una serie de electrodos en su cerebro y han conseguido que mueva el brazo con su pensamiento y toque la mano de su novia.

La operación, que tuvo lugar en agosto, duró dos horas y consistió en colocar varios electrodos en la superficie del cerebro de Hemmes "tras analizar con muchas pruebas de resonancias funcionales dónde se procesaban las señales para mover el brazo derecho". Después de practicar con el interfaz, al sujeto no le costó demasiado tiempo aprender los rudimentos para mover el aparato robótico con su mente.


Leer completo en La Información.


Fuente: Fogonazos.

Entrevista a Antonio Cabrales sobre la Educación en España. Domingo Soriano


Uno de los mayores problemas de nuestro sistema educativo es justamente el poco respeto hacia la figura del profesor. Si uno mira la evidencia internacional resulta que esto también pasa en otros sitios. Por ejemplo, recientemente estuve en Suecia, que es un país parecido a Finlandia. ¿Por qué tiene resultados peores en el Informe PISA? Un elemento importante es que los profesores en Finlandia son muy respetados.


La autonomía es fundamental. La clave está en la libertad de los centros para gestionar sus recursos humanos, las admisiones, etc...


P: Pero a mucha gente le da miedo que si los colegios pueden establecer sistemas de selección sus hijos no puedan ir a la escuela que ellos elijan.

R: A la gente le da miedo un sistema como éste porque piensan que puede ser un caos. Estaría bien que se hiciera algún experimento y pruebas piloto para que se viera que todo va bien. Pero en un sistema como el actual, en el que lo que prima es la cercanía al centro, una educación gratuita o semigratuita acaba convirtiéndose en una subvención al suelo.

De hecho, existe mucha literatura científica sobre cómo en muchos casos lo que ocurre es que allí donde hay buenas escuelas acaban mudándose los padres con más dinero (lo pagan comprándose unas casas que son allí más caras). Por ejemplo, para ir a la escuela tal de Rhode Island, que quizás sea buenísima, lo que hay que hacer es mudarse a ese barrio, por lo que las casas se encarecen. En Pozuelo, Majadahonda o Boadilla hay institutos muy buenos, pero para ir a ellos hay que vivir allí.

P: Y a la inversa, los pobres sólo pueden ir a institutos de barrios pobres, ¿no?

R: Efectivamente, con un sistema en el que los colegios tuvieran autonomía un chaval de un barrio pobre podría intentar ir a un instituto de otra zona que no sea la suya. Aunque al final, la mayoría de los niños van a la escuela que está más cerca de su casa (es lo que ocurre en Finlandia).


Cuando yo estudiaba éramos cincuenta y ahora son 25 por clase. Eso es muy caro y no parece que sea la forma más inteligente de gastar los recursos. Yo entiendo que en una clase de informática práctica con ordenador debe haber grupos pequeños, pero yo he dado clases magistrales para 150-100-50 ó 25 alumnos y no creo que la diferencia en lo que han recibido sea tan grande.
Puede que sea más inteligente gastarse ese dinero en dar buenos incentivos a los profesores, algo tan sencillo como pago por rendimiento. Establecer un estándar de rendimiento de los alumnos y pagar más a los maestros que consigan mejores resultados.


Leer completa en Libertad Digital.

Héctor Maseda Prólogo para una Vida Heroica (Homenaje a Laura Pollán)


En marzo de 2003 la policía política cubana cayó sin compasión sobre 75 destacados demócratas cubanos y los encarceló. Se trataba de un grupo selecto de opositores. En cierta medida, eran los disidentes más brillantes y combativos de la Isla. La policía, como siempre, alegó que los detenidos estaban al servicio de Estados Unidos. No era cierto. Esa era la coartada. La verdad es que la redada y la escandalosa oleada represiva tenían como objeto dar un escarmiento para advertirles a los cubanos lo que podía pasarles si se atrevían a pensar y actuar por cuenta propia.

La verdad es que los apresaron y condenaron a largas penas por escribir sin miedo en medios de comunicación situados fuera de Cuba, prestar libros prohibidos, propagar la declaración de Derechos Humanos, solicitar un referéndum sobre el dictatorial modelo que el país padece desde hace casi medio siglo, y por organizar grupos políticos pacíficos que no comulgan con los dogmas marxistas-leninistas y proponen otras fórmulas más razonables y civilizadas de organizar a la sociedad.

La verdad (nunca admitida, porque el Comandante jamás se equivoca) es que Fidel Castro -que fue quien decidió el momento y la forma de dar el zarpazo-, entonces presidente del país, ignorante sobre cómo funciona el sistema judicial norteamericano, pensaba convertir a sus rehenes en una pieza de negociación para canjearlos por los cinco agentes de inteligencia condenados por espionaje poco antes en Estados Unidos. Los "americanos" ni siquiera se percataron de la cruel transacción que el viejo tirano les estaba planteando.



Robert Standish (1964)


Blue Money, 2010 
oil on panel (35 1/2 " x 26 ½")

Untitled (Citibank), 2008 
oil on panel (47" x 67 ½")

Gael, 2008 
oil on panel (20" x 17"
)

Nike Prostitute, 2005 
oil on canvas/panel (116 ½" x 76 ½"
)

Girls, Girls, Girls (VIAGRA), 2006 
oil on canvas/panel (85" x 130 ¼"
)

Gastown Finn (Rolex), 2000 - 2006 
oil on canvas (69" x 48")

Untitled (Burger King), 2006 
oil on canvas/panel (88 x 74 ½")

Woman on Sunset Blvd, 2000 
oil on canvas (13 ½" x 19 ½")

Untitled (Young Woman Bathing), 2000 
oil on canvas (80" x 50"
)

Untitled (Reflection), 2003 
oil on canvas/panel (84" x 46 ½"
)

Untitled (Submerged), 2004 
oil on canvas/panel (92 ½" x 62"
)

Sarah, 2004
oil on canvas/panel (50" x 38 ½"
)

Untitled (Woman Over Bath), 2003 
oil on canvas/panel (23" x 16 ½"
)

Untitled (Lips Reflecting), 2004 
oil on canvas/panel (31" x 43"
)

Untitled (Bather at Rest), 2003 
oil on canvas/panel (17" x 24 ½"
)

Untitled (Woman with Folded Arms), 2004 
oil on canvas/panel (26 ½" x 18"
)